domingo, 29 de mayo de 2016

Ana Garrido y Hervé Falciani juntos para pedir protección a denunciantes de corrupción

Se reunieron el sábado pasado en un acto organizado por Podemos

Este artículo se ha publicado en Información Sensible
Garrido y Falciani al terminar el acto en la oficina
europarlamentaria de Podemos. 21/05/2016
“Imaginaros por un momento que en vuestro lugar de trabajo os veis en la tesitura de: o entrar en la rueda de la corrupción, lo que supone unos suculentos beneficios económicos, o negarte de manera sistemática, lo cual es bastante incómodo pero no siempre puedes mirar hacia otro lado”, dijo Ana Garrido antes de recordar que cuando ella decidió que, por profesionalidad y principios, no entraría en esa rueda, fue cuando empezaron los ataques en su contra.


El sábado pasado, en un acto organizado por Podemos en apoyo a quienes denuncian la corrupción en las instituciones, se reunieron en la Oficina Europarlamentaria del partido el ingeniero de sistemas autor de la llamada ‘lista Falciani’, que sacó a la luz documentos del banco suizo HSBC, Hervé Falciani, la denunciante del caso Gürtel cuya experiencia dio lugar al nacimiento de la Plataforma que ha presentado el anteproyecto de ley de protección a denunciantes de corrupción, Ana Garrido, el cofundador y eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, y el diputado de la Asamblea de Madrid y portavoz de Podemos en la Comisión Anticorrupción, Miguel Ongil.

“Ojala hubiera habido un organismo público que me asesorara sobre cómo hacerlo y que hubiera preservado mi anonimato, porque entonces a día de hoy seguramente mi vida seguiría siendo normal, estable y feliz, y no como es ahora, que sigo sufriendo amenazas”, subrayó Garrido para dejar claro lo necesario que es que existan apoyos en esta lucha.

Miguel Ongil junto a Ana Garrido


En esta línea se pronunció el diputado Miguel Ongil, que tachó de “irresponsabilidad” el que las instituciones “animen a la gente a denunciar si no se abren cauces para ayudarles, algo que se debe hacer a nivel estatal”, apuntó.




Que se creen leyes adecuadas y que se cumplan las existentes
Tanto o más importante que la creación de normas que protejan a los ciudadanos honrados, es que se cumpla la legislación vigente. La impunidad para quienes desde su posición de poder incumplen la ley se subrayó también en esta reunión.

La denunciante de lo que acabó destapando la trama que afecta a todo el Partido Popular en Madrid, quiso destacar la labor de los ciudadanos que, sin ser denunciantes de corrupción ni estar sufriendo por ello, han querido apoyarla y han hecho posible el nacimiento de la Plataforma X la Honestidad.    “A mí quien me ampara sois vosotros, la sociedad civil que es la que conoce lo que estamos viviendo y es la que se involucra como no lo hacen las organizaciones gubernamentales”, declaró Garrido.

Además, recordó los cuatro pilares básicos para que una ley de protección a denunciantes de corrupción sea eficaz: Preservación del anonimato, blindaje del puesto laboral, cobertura jurídica y atención médica y psicológica.De aprobarse una ley que los incluya, España estaría por delante del resto de países del mundo en materia de lucha contra la corrupción.

Para el informático italo-francés Hervé Falciani, los riesgos que se asumen al denunciar la corrupción merecen la pena.“Los riesgos quedan por debajo de las oportunidades, ese es el mensaje positivo, porque se convierte en una experiencia común” dijo Falciani, que además habló con humor del problema de los paraísos fiscales: “Todos tenemos dinero en paraísos fiscales, la mala suerte es que no esté a nuestro nombre…¡Pero es nuestro!” dijo entre risas.

Falciani dio especial importancia a que los ciudadanos conozcan la repercusión que tiene en su economía el que determinadas cantidades de dinero generadas en un país acaben en paraísos fiscales: “Estamos hablando de la posibilidad de trabajar aquí y de la posibilidad de disfrutar del trabajo a través de los impuestos, porque, por supuesto, si de lo que se trabaja aquí, los beneficios se quedan aquí, pagaremos menos impuestos”.

Desde su experiencia, Falciani se mostró convencido de que, aunque no hay que dejar de reivindicar leyes que amparen los derechos de los ciudadanos, no se puede esperar a que estas lleguen para actuar. “Por nuestra experiencia sabemos que muchas veces encontramos dificultades por las propias leyes que tendrían que proteger nuestros intereses. Pero tenemos caminos, tenemos la posibilidad de compartir conocimiento”.

La tecnología digital como aliada
“Lo bonito es que nos reunamos para aprovechar el conocimiento tecnológico, que haya iniciativa común sobre cómo se pueden recuperar los derechos”, destacó el informático asegurando que el hecho de que todo sea digital facilita la tarea.

Miguel Urbán valoró la tarea de denunciantes como Garrido y Falciani como “una labor de defensa de Derechos Humanos, porque el acceso a la información es un elemento central recogido por las diferentes Constituciones y eso es lo que están haciendo estas personas que se juegan muchas veces la vida para que tengamos acceso a documentos”, dijo el eurodiputado y cofundador de Podemos señalando que el esfuerzo por “intentar aportar algo de justicia, supone mejorar la vida de todos y todas”.

“El problema no es la evasión fiscal, sino que se sepa”
Miguel Urbán y Hervé Falciani
Urbán contó que, desde el Parlamento Europeo, Podemos ha preguntado al mecanismo de supervisión bancaria del Banco Central Europeo (BCE) cómo es posible que bancos que han sido rescatados hayan estafado. La respuesta por parte de este organismo fue que ellos no tienen competencias sobre el lavado de dinero y la evasión fiscal, sino que son cuestiones que son competencia de cada Estado.

Frente a esto, Urbán criticó que “el problema para ellos no es la estafa fiscal, sino que se sepa. Por eso hacen tanto daño las filtraciones, porque lo que quieren es que no se sepa lo que está pasando, que la ciudadanía no tenga información de la extorsión fiscal y de la evasión generalizada de las grandes fortunas europeas”.

¿Qué pide la Unión Europea en el marco del TTIP?
A propósito de la ausencia de transparencia en las instituciones, Urbán destacó la opacidad de las negociaciones sobre el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP). Como eurodiputado, él está viviendo de cerca ese secretismo y quiso señalar que, aunque en nuestro lado del atlántico nos fijamos en lo que pide Estados Unidos para el acuerdo (como lo referido al tema de los transgénicos, los derechos laborales o las denominaciones de origen), la Unión Europea también pone condiciones que deberían preocuparnos: “Directamente piden rebajar los controles bancarios de EE.UU., armonizar a la baja equiparándolo a los controles casi inexistentes que tienen los bancos europeos”.

“Cuando nos dicen que el TTIP está siendo consultado a la ciudadanía, el 90% de las consultas son a multinacionales y a lobbys, que son los que están redactando a su medida, y en los dos lados del atlántico, esta negociación”, aclaró Urbán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario