domingo, 5 de junio de 2016

Mexicoleaks y el riesgo de ser periodista en México

Este artículo se ha publicado en Información Sensible
Solo en los dos primeros meses de este año, cuatro periodistas han sido asesinados en México. Oaxaca es, junto a Veracruz, el Estado más peligroso para los periodistas mexicanos. El pasado agosto, Ciudad de México publicó el texto de una Ley creada para proteger a los defensores de los derechos humanos y a los periodistas. Mientras se pone en duda el compromiso de las autoridades con el cumplimiento de esta Ley, los informadores se apoyan en Mexicoleaks para seguir defendiendo el derecho a la información.


La plataforma se crea con el objetivo de promover la colaboración mediática y ciudadana facilitando el envío seguro de documentos que son después analizados e investigados por el equipo de colaboradores de Mexicoleaks, quienes valoran el interés informativo de los datos y deciden si han de ser publicados.

Distintas empresas y organizaciones mexicanas apoyaron el nacimiento de Mexicoleaks en marzo de 2015.

Luís Fernando García, director de RED (Red en Defensa de los Derechos Digitales), aseguraba entonces que “herramientas como Mexicoleaks son fundamentales para que los ciudadanos tengamos la posibilidad de conocer qué está haciendo el Estado en nuestro nombre y oponernos en el caso de violación de los Derechos Humanos”.

El director ejecutivo de PODER (Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación), Benjamin Cokelet, no duda de que se trata de “una iniciativa sumamente importante porque en México no tenemos la experiencia de filtrar información y proteger a los informantes, por eso es muy importante contar con mecanismos anónimos y seguros”.

El envío de documentos a Mexicoleaks ha de hacerse a través del navegador TOR. En su propia web dan instrucciones sobre cómo instalarlo así como recomendaciones de seguridad en la red.

Durante su primer año de vida, Méxicoleaks ha generado, según el balance de la propia plataforma, 25 textos periodísticos sobre 11 temas distintos.

El trabajo de esta red colaborativa y su mantenimiento es sumamente importante en un país como México, donde el acceso a la información y la libertad de expresión son derechos que han de seguir defendiéndose a diario.

El pasado enero, dos periodistas fueron asesinados en Oaxaca, al suroeste de México.
El 21 de enero, el corresponsal Marcos Hernández Bautista, del diario Noticias Voz eImagen de Oaxaca,  murió de un disparó en la cabeza. Tenía 38 años.

Al día siguiente, el locutor Reinel Martínez Cerqueda, de la cadena de radio El Manantial, fue asesinado por varias heridas de bala, con 43 años.

Familiares y amigos de las víctimas aseguraron que los asesinatos estaban sin duda relacionados con su trabajo periodístico.

El 25 de febrero, según informó el diario mexicano Excelsior,  fue detenido el presunto asesino de Hernández Bautista. Se trata de Jorge Armando Santiago Martínez, Primer Comandante del Segundo Turno de la policía municipal de Santiago Jamiltepec, en el Estado de Oaxaca.

La Fiscalía identificó a este policía municipal como el presunto responsable del crimen contra el periodista. Además, las investigaciones llevaron a creer que un segundo responsable acompañaba a Santiago Martínez en la ejecución del crimen.

El fiscal se comprometió en su momento a continuar con la investigación pero hasta ahora no se han publicado nuevos datos sobre el caso.

Dos asesinatos más en 2016
Anabel Flores Salazar tenía 32 años y un bebé de 15 días. Era reportera del diario El Sol de Orizaba y colaboradora de varios diarios mexicanos.

El Sol de México cuenta cómo en la madrugada del lunes 8 de febrero tres camionetas de policías estatales llegaron al domicilio donde Anabel vivía con su familia, entraron en la vivienda diciendo que se trataba de una revisión rutinaria y se llevaron a la periodista.

Con las matrículas de los tres vehículos anotadas, los familiares fueron al cuartel militar de Orizaba y a la Inspección de Policía de la ciudad para preguntar por Anabel. La víctima no estaba allí y tampoco les dieron explicaciones de su secuestro.

Al día siguiente, el cuerpo de Flores Salazar fue encontrado en una carretera en el estado de Puebla, al norte de Oaxaca. Según relata el citado diario, estaba semidesnuda y con la cabeza cubierta por una bolsa de plástico.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) señala que Oaxaca es, junto a Veracruz, el Estado más peligroso para los periodistas mexicanos. Según datos de 2015 ofrecidos por la organización defensora de la libertad de información en todo el mundo, México ocupa el lugar 148, de 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.

El 20 de febrero encontraron muerto al cuarto periodista asesinado en México en menos de dos meses
Moisés Dagdug Lutzow era dueño de la emisora XEVX-AM La Grande de Tabasco y director del programa radiofónico De Frente a Tabasco. Fue asesinado en la mañana del 20 de febrero en su vivienda de Villahermosa, la capital del Estado de Tabasco.

El mismo día, el diario Excelsior informó de que la Fiscalía General de Tabasco había localizado a unos kilómetros de la casa de la víctima la camioneta que le robaron a Dagdug Lutzow, así como el arma blanca con la que fue asesinado, un cuchillo de cocina.

El periodista fue además diputado federal por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) entre 2006 y 2009, y había recibido amenazas por informar sobre la inseguridad en México y la corrupción. La investigación sobre su muerte continúa abierta.

Ley para la Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del Distrito Federal
El pasado agosto, Ciudad de México publicó el texto de una Ley creada para proteger a los defensores de los derechos humanos y a los periodistas. La norma prevé que se reconozca el interés público de la promoción y defensa de los Derechos Humanos así como de la actividad del periodismo.

Persigue también garantizar la integridad física, psicológica, moral y económica de los periodistas que por el ejercicio de su profesión estén en riesgo. Para ello, prevé Medidas de Protección Urgente y Medidas de Carácter Social por las que se ofrezca hospedaje y comida a los periodistas que estén en peligro.

Mientras se pone en duda el compromiso de las autoridades de la capital mexicana con el cumplimiento de esta Ley, Mexicoleaks es una herramienta en la que tanto periodistas como otros informadores de la sociedad civil se apoyan para seguir defendiendo el derecho a la información.

El periodista Luis Guillermo Hernández defendió así el lanzamiento de Mexicoleaks: “Si no lo hacemos ahora, México no va a ser viable como país en el futuro”.

Además, el periodista asegura que “la inseguridad, la violencia, la decadencia y la corrupción son fenómenos que están permeando todas las instituciones del Gobierno, todas las estructuras sociales, y la sociedad tiene la obligación de asumir esa decadencia y transformarla en una posibilidad de futuro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario