domingo, 26 de marzo de 2017

Los yihadistas expulsados de Siria "se van a ir a Turquía, y de allí es bastante probable que vengan a Europa"

Este artículo se ha publicado en Información Sensible
Combatientes del DAESH                                                     IS
Con el periodista experto en Oriente Medio Francisco José Saavedra y la analista internacional Conchetta Dellavernia hablamos de la pérdida de territorio de los grupos yihadistas en Siria, los actuales enfrentamientos entre ellos y su concentración en Idlib, al noroeste del país, a unos 60 kilómetros de Aleppo. Desde allí cree Saavedra que muchos se refugiarán en Turquía.


Tras las recientes tensiones entre Turquía y la Unión Europea, por las prohibiciones de mítines turcos que piden el ‘Sí’ a la reforma constitucional, el presidente Recep Tayyip Erdogan amenazó así a los gobiernos europeos: "Si ustedes siguen comportándose así, ni un solo europeo, ni un solo ciudadano de Occidente podrá dar mañana en ninguna parte del mundo un paso tranquilo en la calle", dijo el dirigente turco en Ankara según lo recoge DPA. En respuesta, este jueves el Servicio Europeo de Acción Exterior ha convocado al embajador turco en Bruselas para pedirle explicaciones.

Los expertos analistas coinciden en que el enfrentamiento entre el Gobierno turco y la UE desembocará en la llegada de más yihadistas a Europa, sirviéndose Erdogan de la ‘llave’ de los refugiados para presionar a los gobiernos occidentales.

Saavedra explica que en Siria, hace una semana, las fuerzas gubernamentales y los grupos yihadistas que quedaban en Homs llegaron a un acuerdo por el que los terroristas expulsados de los barrios que tomaron en mayo de 2015 son trasladados a Idlib. “Lo están haciendo en prácticamente todas las localidades que liberan, los mandan en autobuses verdes a Idlib, donde se reúnen con el resto de yihadistas”. Esto, cuenta el analista, está ocasionando una fuerte división entre grupos en la zona, destaca las luchas entre los yihadistas de Ahrar al Sham y los grupos unidos en Hayat Tahrir al Sham, que anunciaron su escisión el pasado enero. Saavedra afirma que mientras esta última formación, cuyos líderes son fieles a la dirección de al Qaeda, es sostenida por el apoyo saudí, Ahrar al Sham, facción líder del Ejército Libre Sirio (FSA por sus siglas en inglés), cuenta con el respaldo de Turquía.

¿Qué objetivos separaron a Ahrar al Sham y a los grupos que se fundieron en Tahrir al Sham?
La analista especializada en yihadismo Conchetta Dellavernia aclara que “básicamente, luchan entre ellos por el control de las tribus, algo que es moneda diaria en Oriente”. Las facciones se organizan según su ubicación geográfica, “si el ELS tiene autóctonos -porque muchos son extranjeros- que son de una determinada zona de Siria, ahí prevalece lo que diga la tribu a la que representan. Los problemas entre tribus caracterizan al Islam, un islamista es antes de su tribu y de su religión que de su país”, explica la analista.


Saavedra afirma que entre los combatientes de esos grupos yihadistas que están siendo enviados a Idlib, “ha habido un montón de problemas, en el norte de Hama (donde se concentran grupos que han sido o son facciones de al Qaeda) y en Daraa (donde están más presentes los combatientes del DAESH) están terroristas luchando entre ellos y el Ejército sirio manteniendo posiciones, y van a estar mucho más debilitados cuando el Ejército sirio entre”.


Cuando las Fuerzas Armadas sirias lleven a cabo la ofensiva de Idlib, “desde el sureste de Aleppo empezarán a bloquear, y yo creo que se van a ir todos a Turquía”
Idlib está a menos de 40 kilómetros del suelo turco, cuando las Fuerzas Armadas sirias lleven a cabo la ofensiva de Idlib, vaticina el experto, “desde el sureste de Aleppo empezarán a bloquear, y yo creo que se van a ir todos a Turquía”, afirma añadiendo que “de allí es bastante probable que vengan a Europa, como han venido ya muchísimos”. ¿Esa va a ser la venganza de Erdogan? “Es posible, sí”, afirma Saavedra, coincidiendo con Dellavernia en que el ‘envío’ de refugiados se utiliza como medida de presión entre los gobiernos.

Las zonas donde los grupos yihadistas en Siria mantienen su ocupación son, en el oeste, Idlib, “donde serían todo terroristas de al Qaeda”, expone Saavedra, en el este está el DAESH, ocupando parte del sur de Al Bab, Raqqa, Palmira y Deir al Zur, y en el sur combatientes de este último grupo tienen una cuña en Daraa.

Se habla de la posible formación de un ‘nuevo califato’ en Idlib. Pero nuestro experto no cree que estos terroristas vayan a reagruparse en Siria, al menos a corto plazo, asegura, le preocupa más Iraq. Sostiene que una vez el DAESH sea expulsado de las zonas sirias ocupadas, “mutará en otra marca, y seguirá habiendo grupos insurgentes en Iraq y en Siria, con poblaciones sunís enfrentadas a sus gobiernos. “De ahí el interés –compartido con el gobernante turco- de crear un sunistán entre el oeste de Iraq y el este de Siria, crearían allí un país imaginario donde estarían los sunís” de una y otra República.  Pero fracasado el plan de conquistar ese territorio con la ayuda de Turquía, Saavedra asegura que la insurgencia de Iraq es más preocupante, considerando que la mayoría suní concentrada en la zona noroeste del país “puede crear bastantes complicaciones”. En el mismo sentido advierte la experta en yihadismo.
"Erdogan considera terrorismo todo lo que no sea su partido y no se ajuste a la sharia"
Con la reforma constitucional que se votará en Turquía el próximo 16 de abril, Erdogan busca implantar un sistema presidencialista que le dé más poder. Cuando lo haga, afirma Dellavernia, “Erdogan no dará opción a la diversidad política, él considera terrorismo todo lo que no sea su partido y no se ajuste a la sharia, que es incompatible con la democracia  y engloba todas las leyes”, señala la experta recordando que la ley islámica incluye un Ministerio de la Prevención y el Vicio y una policía islámica a la que quedan supeditadas todas las normas.

Saavedra apunta que “Erdogan ya tiene una dictadura en Turquía”, y lo que intenta hacer con el referéndum constitucional es, simplemente, tener el poder legal para seguir aplicando medidas amparadas en el estado de emergencia que viene prolongando desde el fallido golpe de Estado el pasado julio. Los encarcelamientos de adversarios políticos, las purgas en el Ejército y entre los funcionarios, “la mayoría de jueces, catedráticos, profesores…han sido purgados, eso no es una democracia lo mires por donde lo mires. Lo único que quiere con esto (el referéndum) es tener una garantía democrática, ‘yo estoy haciendo esto porque planteé un referéndum, porque el pueblo votó que yo tuviera estos poderes, aunque de hecho ya los tiene”, sentencia Saavedra.

No obstante, el analista afirma que el Gobierno turco teme que el conjunto de la ciudadanía se incline por el ‘No’ a la reforma constitucional, de ahí la represión que viene aplicando y ha endurecido en los últimos meses con una fuerte censura.

Las tensiones entre Turquía y los gobiernos europeos, también representadas en las detenciones de periodistas, las amenazas y la intensificación de los ataques terroristas en suelo europeo, son interpretados por los expertos como un llamamiento de los yihadistas que Occidente ha tratado como ‘moderados’ y que, ante la pérdida de territorio en Siria, exigen el apoyo con el que sí han contado en los últimos años de conflicto. La guerra global que se libra en Siria está en un momento de contención donde Rusia tiene el papel protagonista como mediador.

El Gobierno sirio acusa a Turquía de manejar a la delegación opositora en las negociaciones
En una entrevista con medios rusos esta semana, el presidente sirio, Bashar al Assad, afirmó estar de acuerdo con la iniciativa rusa para discutir la propuesta de Constitución para Siria, y dijo que el problema en las negociaciones viene por la delegación opositora, que se negó a acudir a la última reunión en Astana y, dijo el presidente sirio, “estamos convencidos de que esa decisión vino por la influencia negativa de los turcos. Estamos dispuestos a discutir todo, incluyendo la Constitución, pero necesitamos saber quiénes va a ir a Ginebra.” Entre ayer y hoy se está celebrando en Ginebra la quinta ronda de negociaciones sobre Siria. El pasado jueves, el embajador sirio ante la ONU, Bashar al-Yafari, ya señaló a Turquía como responsable de la ausencia de los opositores en Astana, acusando a su Gobierno de querer hacer “descarrilar” las negociaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario